shutterstock_128207006

El Big Data en la estrategia recaudatoria.

En la última década tanto empresas como gobierno han incorporado la tecnología a sus procesos. Quien recuerde cómo funcionaba el sistema recaudatorio hace 15 años sabrán que las autoridades estaban sumamente atrasadas  en materia de TI de cara a los contribuyentes; lo que no sabíamos era que precisamente en ese tiempo, la autoridad fiscal se encontraba  diseñando la estrategia recaudatoria con que la que hoy en día contamos.

Se estaba fraguando la facturación electrónica y por ende, para el año 2004 se oficializa su implementación, que por la magnitud del proyecto, tenía que desarrollarse a lo largo de varios años; es cierto que respecto del plan original de conclusión de los trabajos, hubieron que transcurrir varios meses, debido a los ajustes naturales de cualquier implementación de tal envergadura.

En los últimos años los cambios en la plataforma tecnológica del SAT han sido de tan grande, que han superado con creces el avance que tienen los contribuyentes en este mismo terreno, ya que ahora son precisamente las empresas quienes no alcanzan a digerir las mejoras que  día a día implementa la autoridad en sus sistemas de recaudación y fiscalización.

Como consecuencia de lo anterior, los contribuyentes, han empezado a echar mano a los medios de defensa (amparos) que tienen a su alcance. De ahí podemos advertir demandas contra la contabilidad electrónica, facturación, buzón tributario, nominas, etc., Sabemos que esto no detendrá la modernidad ni las intenciones del SAT, ya que le ha resultado rentable el incorporar estos procesos electrónicos de fiscalización.

En sus orígenes se cuestionó a la autoridad sobre la capacidad tecnológica para almacenar y manejar un vasto volumen de información, ya que en esa era, no existía infraestructura ni tecnología que lo soportara. Finalmente el SAT gana la apuesta y hoy en día, eso no representa ningún obstáculo. El computo en la nube. La decisión de incorporar esta terciarización en la estrategia del proceso recaudatorio definitivamente se tradujo en los resultados que hoy tenemos.

Problemáticas como escalabilidad, disponibilidad, gestión de tráfico, seguridad, entre otros se resuelven de forma muy sencilla dado que grandes proveedores como Amazon, Google, Microsoft entre otros incorporan la solución a éstas inconveniencias (dado que ya lo hacían para ellos mismos) en sus centros de datos.

Teóricamente tenemos una capacidad operativa ilimitada en ambientes Cloud, y si tenemos concentrada (almacenada) gran parte de la información (que ya se mide en PetaBytes) en estos servicios, el siguiente paso del SAT para su estrategia recaudatoria es algo que hoy se conoce con el término de Big Data.

Lo anterior, simplemente se traduce en cantidades gigantescas de datos y lo que conlleva su manipulación y gestión que tiene que ver con su captura, almacenamiento, búsqueda, consulta, análisis y visualización. Imaginemos por un segundo que toda la información recibida por el SAT (facturas, declaraciones, contabilidad, etc.,) solo se almacenara para ser consultada para cuando se necesitara, realmente sería un desperdicio en términos de análisis.

El siguiente paso es entonces poder utilizar esa información para poder realizar cruces de información, que puedan predecir tendencias o comportamientos de ingresos, conocer el flujo de los orígenes de las transacciones monetarias para ayuda en el combate a la delincuencia organizada, presupuestos, distribución del ingreso, recaudación, etc.

En este punto, es sumamente importante el rol que juegan las autoridades correspondientes, de cara a la ausencia de ética y corrupción en nuestro país; por un lado habría que continuar construyendo marcos  jurídicos que permitan de manera legítima y transparente poder utilizar todo ese universo de información en un ambiente seguro y por el otro, evitar afectaciones directas a los particulares por el indebido uso de su información ya que las bandas criminales, seguramente ejercerán constante presión  para obtener información en manos de la autoridad. Confiamos en que los desarrollos tecnológicos cuenten con los máximos protocolos de seguridad.

El paso tecnológico está dado; solamente es cuestión de tiempo para que la información que se está acumulando día a día por el SAT, tenga una adecuada utilidad. No nos extrañe el día de mañana que ya no sea necesario enviar nuestras declaraciones, y que al contrario, sea el SAT quien nos envíe un recibo de cobro por las operaciones que ya fueron registradas y cruzadas, o incluso, yéndonos a un extremo, que se haga un cobro (cargo) automático a nuestras cuentas bancarias.

Es por lo anterior, imperativo que las empresas inviertan en tecnología, tanto en equipo de cómputo con buena capacidad y rapidez, sistemas (software) que garanticen procesos agiles y eficientes, y sobre todo, dar la adecuada capacitación al personal, para que entienda que es la única vía para subsistir en este mundo tan competido. Quien no lo haga, en pocos años estará fuera de mercado.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión”




Comentarios
  • JORGE FLORES

    BUENOS DIAS, INDUDABLEMENTE EL AVANCE TECNOLOGICO, TRAE CONSIGO EL CONTROL ABSOLUTO DE CADA CENTAVO QUE SE MUEVA, PERO ESPERO SE REALICE LA “OPERACION ESPEJO” Y LOS CONTRIBUYENTES SEPAMOS A DONDE VA HA A PARAR HASTA EL ULTIMO CENTAVO QUE PAGAMOS, HASTA LLEGADO ESE MOMENTO HABRA JUSTICIA EQUILIBRADA . SALUDOS

    • kimquezada

      Ya existen iniciativas para comenzar a dar esa transparencia como como Open Data (opendata.mx), Codeando México (codeandomexico.org) o App Civico (appcivico.net) donde comienzan a exitir activistas cyberneticos y proyectos financiados por fondos públicos para resolver ciertas problemáticas de transparencia. Creo que para llegar hasta el nivel que sugieres va a pasar mucho mas tiempo, pero lo importante es que como país ya somos mas conscientes de ello. Saludos