gobierno-de-datos-y-seguridad-472x315

Implementación de mejores prácticas en las empresas para protegerlas de la corrupción.

Vivimos en una era donde la velocidad de los negocios y las formas de realizarlos regularmente provocan que se pierdan los elementos básicos de una ética corporativa, inclinando más la balanza al beneficio y a la maximización de utilidades, esto inclusive a costa de las buenas prácticas.

Autoridades de diversos países, han tratado de imponer controles mediante el establecimiento de regulaciones tendientes a evitar dentro de las corporaciones, que se comentan actos que vayan en contra de la ética y detectar y sancionar otros, como son el lavado de dinero y corrupción.

Para entender el origen de los fraudes, hay que considerar tres aspectos fundamentales:

Oportunidad: Reflejado principalmente en las fallas de control, como pueden ser acceso privilegiado a información y activos, ambiente de negocio turbio, exceso de confianza, concentración de funciones, complejidad de transacciones.

Necesidad: Considerado en la persona que al tener la oportunidad y bajo ciertas presiones toma el mal camino. Cabe señalar que estas necesidades pueden inclusive ser legítimas como una enfermedad que pudiese desestabilizar la economía familiar.

Justificación: que es la autocomplacencia de la actividad ilícita para mitigarla.

En el negocio debemos cuidar:

Gobernanza: todas aquellas políticas internas, incluyendo nuestro manual de conducta, que establezca la forma adecuada de hacer negocios.

Cumplimiento: tener presentes todos aquellos entes reguladores sobre los que debemos de cumplir y certificar procesos e información adecuada a reportar.

Gestión de riesgos: alinear el apetito al riesgo de nuestros accionistas a la estrategia de negocio.

Recomendaciones:

a)      Identifiquemos como se encuentra el control interno de nuestros negocios, el ambiente ético y los medios necesarios para reportar irregularidades.

b)     Revisar como nuestro factor humano se desempeña bajo presiones económicas, detectar si nuestra área de recursos humanos tiene elementos para detectar estos problemas y saber si los niveles de compensación a nuestros equipos son los adecuados.

c)    Siempre cuidar los puestos de confianza identificando quien puede tomar ventajas personales de su puesto y como debemos implementar salvaguardas para que se eviten.

Finalmente, la corrupción y el fraude requieren de especialistas para ser abordado de manera adecuada, incluye el ámbito legal, financiero, psicológico con herramientas de auditoria en varios frentes. Recuerde que no está solo y con eso en mente estamos para servirle.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión”




Comentarios