Nueva Ley de Migración

A raíz de los recientes sucesos desafortunados de Chiapas, relativos a la situación precaria de los migrantes que ingresan a México de manera ilegal, con la finalidad de cruzar la frontera norte hacia los Estados Unidos, el pasado 25 de mayo de 2011, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley de Migración, que viene a modificar, ampliar y complementar las disposiciones de la actual Ley General de Población.

Uno de los principios más importantes que rigen esta nueva Ley consiste en el respeto irrestricto de los derechos humanos de los migrantes, nacionales y extranjeros, sea cual fuere su origen, nacionalidad, género, etnia, edad y situación migratoria, con especial atención a grupos vulnerables como menores de edad, mujeres, indígenas, adolescentes y personas de la tercera edad, así como a víctimas del delito. En ningún caso una situación migratoria irregular preconfigurará por sí misma la comisión de un delito ni se prejuzgará la comisión de ilícitos por parte de un migrante por el hecho de encontrarse en condición no documentada.

Así mismo, se decreta la equidad entre nacionales y extranjeros, como indica la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, especialmente en lo que respecta a la plena observancia de las garantías individuales, tanto para nacionales como para extranjeros, y se otorga pleno reconocimiento a los derechos adquiridos de los inmigrantes, en tanto que los extranjeros con arraigo o vínculos familiares, laborales o de negocios en México han generado una serie de derechos y compromisos a partir de su convivencia cotidiana en el país, aún cuando puedan haber incurrido en una situación migratoria irregular por aspectos administrativos y siempre que el extranjero haya cumplido con las leyes aplicables.

Entre los beneficios que la nueva Ley brinda a los extranjeros, referimos a los más importantes:

a. Ninguna persona será requerida de comprobar su nacionalidad y situación migratoria en el territorio nacional, más que por la autoridad competente en los casos y bajo las circunstancias establecidos en la propia Ley.

b. Los migrantes podrán acceder a los servicios educativos y médicos provistos por los sectores público y privado, independientemente de su situación migratoria.

c. Los jueces u oficiales del Registro Civil no podrán negar a los migrantes, independientemente de su situación migratoria, la autorización de los actos del estado civil ni la expedición de las actas relativas a nacimiento, reconocimiento de hijos, matrimonio, divorcio y muerte.

d. Independientemente de su situación migratoria, los migrantes tendrán derecho a la procuración e impartición de justicia, respetando en todo momento el derecho al debido proceso, así como a presentar quejas en materia de derechos humanos.

e. Los migrantes, independientemente de su situación migratoria, tendrán derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución y en los tratados y convenios internacionales de los cuales sea parte el Estado mexicano.

f. Cuando el migrante, independientemente de su situación migratoria, no hable o no entienda el idioma español, se le nombrará de oficio un traductor o intérprete que tenga conocimiento de su lengua, para facilitar la comunicación.

g. En caso de dictarse sentencia condenatoria a un migrante, independientemente de su condición migratoria, las autoridades judiciales estarán obligadas a informarle de los tratados y convenios internacionales suscritos por el Estado mexicano en materia de traslado de reos, así como de cualquier otro que pudiera beneficiarlo.

h. El Estado mexicano promoverá el acceso y la integración de los migrantes que obtengan la condición de estancia de residentes temporales y residentes permanentes, a los distintos ámbitos de la vida económica y social del país, garantizando el respeto a su identidad y a su diversidad étnica y cultural.

La Ley de Migración establece nuevas figuras jurídicas, adicionales a las calidades y características migratorias de la Ley General de Población, como “visa” y “residencia”, siendo la visa el documento que permite la internación en el país, y la residencia, aquél que acredita la legal estancia del extranjero por un periodo más largo de tiempo. Los extranjeros podrán permanecer en el territorio nacional en las condiciones de estancia de visitante (máximo 180 días), residente temporal (por un periodo no mayor a 4 años) y residente permanente (de manera indefinida).

Las novedades que introduce la nueva Ley, con el ánimo de fomentar la integración y permanencia de talentos en el país, son por una parte, permitir a los residentes temporales estudiantes extranjeros de nivel superior, posgrado e investigación realizar actividades remuneradas, y por otra parte, la posibilidad para extranjeros destacados obtener el permiso de residente permanente sin necesidad de dejar transcurrir los cuatro años que marca la Ley para acceder a dicha calidad.

Para ello, la Secretaría de Gobernación emitirá reglas de carácter general en donde se establecerá un sistema de puntos para obtener la residencia permanente, que tomará en cuenta el nivel educativo; la experiencia laboral; las aptitudes en áreas relacionadas con el desarrollo de la ciencia y la tecnología; los reconocimientos internacionales, así como las aptitudes para desarrollar actividades que requiera el país.

Las disposiciones legales en comento entraron en vigor en su mayoría al día siguiente a la publicación de la Ley en el Diario Oficial de la Federación, quedando en vacatio legis algunas normas que entrarán en vigor al momento de la publicación del Reglamento de la Ley de Migración, para el cual se otorgó un plazo de seis meses, al igual que para la emisión de las reglas de carácter general por parte de la Secretaría de Gobernación.

Consideramos importante y muy afortunada la creación de esta nueva Ley, que brinda mayor protección a los extranjeros que se encuentran viviendo o trasladándose por el territorio mexicano, los protege en contra de abusos de autoridades, y limita las posibilidades de deportación o de maltrato, al fomentar la regularización de su situación migratoria y el respeto de sus derechos humanos.

“Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar”



Lic y M.D. Vladia Mucenic Lic y M.D. Vladia Mucenic

Socia del Área de Legal, Licenciatura en Derecho egresada de la Universidad de Bucharest, Rumania. Maestría en Derecho Corporativo Internacional en la Universidad Iberoamericana y Maestría en Impuestos en el Instituto de Especialización para Ejecutivos


Comentarios
  • Rubén Montaño Z.

    ¡Muy buenas noticias! Felicidades a los extranjeros =)

  • Vladia Mucenic

    Gracias, Rubén. Vamos a ver qué criterios toma SEGOB al aplicar la Ley, pero defiitivamente es un paso adelante.

  • Krav Maga

    Soy ciudadano estadounidense y quiero alquilar un departamento en Cancun por un año o más. Vivo permanentemente en Estados Unidos de donde se genera el 100% de mis ingresos. Estoy considerando aplicar una visa de residencia temporal y NO voy a trabajar ni generar ingresos en México. Mis ingresos en el extranjero serian tributables en México aunque no genere ingresos en territorio Mexicano? Solo tendría a mi nombre la propiedad que alquile en Cancún.