deducciones-personales

Recomendaciones para la Deducción de intereses

Este es uno de los conceptos que puede tener algunas complejidades al momento de determinar el ISR de la sociedad, ya que existen varios requisitos y supuestos en los que no son deducibles.

En primer término, hay que mencionar que se deduce el interés devengado, excepto en el caso de los intereses moratorios, en el cual a partir del cuarto mes sólo se permite deducir el interés efectivamente pagado.

El término “intereses”, para efectos del ISR, abarca no sólo a los que se generen por créditos o rendimiento de diversos títulos, sino que considera diversas ficciones jurídicas como comisiones por apertura de cuentas bancarias, por otorgar garantías en créditos, ganancias por ceder derechos de crédito en operaciones de factoraje, etc.

En algunos supuestos, el interés pagado a partes relacionadas puede ser tratado como dividendo y por lo tanto no sólo no será deducible, sino que se deberá enterar el ISR correspondiente, calculado sobre una base piramidada, excepto en el caso de que el “dividendo ficto” provenga de la cuenta de utilidad fiscal neta. Esto ocurre cuando existen condiciones que difícilmente se presentarían entre empresas independientes, por ejemplo:

1.    Que el deudor formule por escrito promesa incondicional de pago a una fecha determinable en cualquier momento por el acreedor.
2.      Que los intereses no sean deducibles por exceder a los valores de mercado.
3.      Si el deudor no cumple, el acreedor tenga derecho a intervenir en la dirección o administración de la sociedad deudora.
4.      Que los intereses estén condicionados a la obtención de utilidades o su monto se fije con base en dichas utilidades.
5.   Que los intereses provengan de créditos respaldados, inclusive cuando se otorguen a través de una institución financiera.

Dada la definición de “créditos respaldados” contenida en la LISR y la interpretación tan amplia que ha dado el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa para este concepto, es importante revisar a detalle las condiciones de los contratos que los soporten (préstamo, apertura de crédito, crédito de habilitación o avío, refaccionario, etc.) para cerciorarse de que no se cae en estas hipótesis.

Por otro lado, sólo se podrán deducir si se cumplió con la obligación de retener y pagar el ISR que cause el residente en el extranjero y se presente declaración a más tardar el 15 de febrero del saldo insoluto del préstamo, tipo de financiamiento, beneficiario, tipo de moneda, tasa de interés aplicable y fecha de exigibilidad del principal e intereses.

El ISR se debe retener por quien deba hacer el pago del interés, si la fuente de riqueza de los intereses es de territorio nacional, lo cual ocurre en los siguientes supuestos:

1.      Cuando en el país se coloque o invierta el capital.
2.   Cuando los intereses se paguen por un residente en el país o un residente en el extranjero con establecimiento permanente en el país.

Las tasas de retención generalmente son del 21% o 35% si el interés se paga a personas o empresas, o del 4.9% y 10% a bancos o entidades de financiamiento; sin embargo, si el perceptor del interés es residente fiscal en un país que ha firmado un tratado para evitar la doble imposición con México, las tasas son del 10% o 15%, y en pocos casos, del 5% o 0%.

Adicionalmente, se debe revisar que los intereses no deriven de deudas contraídas con partes relacionadas residentes en el extranjero que excedan el triple de su capital contable, ya que en este caso no serán deducibles. Para determinar el excedente se deben tomar en cuenta todas las deudas del contribuyente que generen intereses y no sólo aquéllas con partes relacionadas residentes en el extranjero.

Por último, la reforma fiscal para 2014 incorpora el espíritu de las acciones BEPS (Base Erosion and Profit Shifting), eliminando la deducción de los pagos (o devengos) por concepto de intereses a una entidad extranjera que controle o sea controlada por el contribuyente, entendiéndose como “control” cuando una de las partes pueda decidir el momento en que la otra reparta ingresos, utilidades o dividendos, tanto directa como indirectamente.

Los intereses, regalías y asistencia técnica cuya deducción se elimina, son:

1.      Los percibidos por entidades extranjeras transparentes, es decir, aquellas que no son consideradas como contribuyentes del ISR en el país donde son residentes fiscales y sus ingresos son atribuidos a sus miembros (por ejemplo, una Limited Liability Company en Estados Unidos).

No aplica el supuesto anterior si los miembros de la entidad extranjera transparente están sujetos a un ISR por los ingresos percibidos a través de dicha entidad extranjera, siempre que el pago hecho por el contribuyente respete las reglas de los precios de transferencia.

2.      Cuando su pago se considere inexistente para efectos fiscales en el país o territorio donde se ubique la entidad extranjera, o cuando dicha entidad, conforme a la legislación aplicable, no lo considere ingreso gravable.

Dado el grado de globalización de la economía mexicana, existen muchos contribuyentes con operaciones internacionales y el incumplimiento de las normas fiscales analizadas en este artículo puede generar consecuencias negativas en detrimento de la rentabilidad de las empresas.

“Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión”




Comentarios