shutterstock_118155535

GILTI Tax. El nuevo impuesto sobre utilidades de entidades del extranjero.

Como consecuencia de las reformas en el Código de Rentas Internas, de Los Estados Unidos del pasado 22 de diciembre de 2017 (The Tax Cuts and Jobs Act), se dispuso en la sección 951(A) que un socio americano de una “Controlled Foreign Corporation” (en adelante CFC),  debe de incluir en sus ingresos anuales los derivados del “GILTI”.

Como recordarán una CFC es una entidad extranjera (establecida fuera de los Estados Unidos), que es poseída por socios estadounidenses, conjuntamente en más de un 50%. La abreviación GILTI significa “Global Intangible Low Tax Income”.

Aunque el nombre de este impuesto pudiera ser engañoso, es importante tener en cuenta que no necesariamente se refiere a que grava únicamente los ingresos por la explotación de intangibles, sino que va más allá para gravar todas  las utilidades generadas por las CFC a partir del ejercicio de 2018.

Es importante recordar que las utilidades generadas por una CFC hasta el 31 de diciembre de 2017, quedaron calculadas y manifestadas en la declaración de 2017, bajo la sección 965, que conocimos como “Transition Tax”.  En este caso, – como recordarán – los socios o accionistas que tenían una participación mayor del 10% en una CFC, acumularon a sus ingresos del ejercicio una parte de las utilidades de las CFC, de acuerdo con un mecanismo especialmente establecido para ello.  Ese cálculo fue por una sola vez y como lo dije anteriormente, quedó incluido en la declaración anual 1040 del socio americano.

Ahora bien, por lo que respecta a las utilidades y perdidas que se generen en las CFC’s a partir de 2018 en adelante, es obligación del socio americano, incluirlas en su declaración anual, para estos efectos hay que determinar una “GILTI Inclusion Amount” que se calcula a partir de ciertos elementos de los resultados de cada CFC poseída por el socio americano, como el “tested income”, “tested loss” o el “QBAI. El socio también debe de determinar la participación proporcional que tenga en cada CFC.

A. Consideraciones y algunos elementos que inciden en el cálculo.

Los elementos que hay que tomar en cuenta son los siguientes:

• Las utilidades y pérdidas de las CFC se deben determinar como si dichas entidades fueran corporaciones domesticas americanas.

• Hay que considerar la suma de las utilidades y pérdidas de cada CFC, del ejercicio.

• Analizar la participación directa o indirecta de cada socio en la CFC.

• Determinar el “Qualified Business Asset Investment” (QBAI) de cada CFC, que básicamente consiste en calcular el saldo por deducir de los activos, bajo reglas americanas, utilizando el método de depreciación “ADS” denominado “Aternative Depreciation System”.

B. Una forma simple de explicar el procedimiento.

Una explicación resumida, respecto a la forma en que se habría de determinar el “GILTI Inclusion  Amount” es la siguiente:

• Hay que determinar el “Net CFC Tested Income”, (NCTI) que consiste en sumar todas las utilidades y pérdidas de las CFC, bajo principios fiscales americanos.

• Una vez que se determina al QBAI, bajo las previsiones antes explicadas, se le aplica el 10%.

• Bajo ciertas reglas especiales, se determina el gasto por intereses.

• De acuerdo con lo anterior, al NCTI, se le resta el 10% del QBAI y el gasto por intereses, para sacar el GILTI Inclusion Amount.

De la resumida explicación anterior, pareciera ser un cálculo fácil y rápido, sin embargo, existen muchísimas situaciones que hay que considerar en el cálculo, por lo que es entendible que una buena cantidad de individuos americanos con inversiones en CFC’s estén aún en proceso de cálculo y preparación de su declaración del ejercicio de 2018, al amparo de una extensión de 6 meses.

C. Efectos fiscales.

Si no se tiene un adecuado conocimiento de estas nuevas reglas, se pueden generar cargas fiscales de consideración. En el caso de socios de CFC’s  que sean corporaciones americanas, tienen un trato preferencial en el impuesto, ya que, aun y cuando deben acumular el GILTI en sus ingresos ordinarios, se les permite la aplicación de una tasa reducida del 10.5% y el acreditamiento del impuesto pagado por la CFC hasta un 80%. En este caso es de anticipar, que una corporación americana, socia de una CFC residente en México, no tendría efectos fiscales, ya que, la tasa corporativa del 30% mexicana, reducida al 80% sería del 24%, mayormente superior a la tasa a causar del 10.5%.

Esto no es así para personas físicas americanas que son directamente socias de empresas CFC, ya que, deben de acumular el GILTI aplicando la tasa del 37%, sin derecho a acreditamiento de impuesto pagado por la CFC.  Esto es posible mitigarlo, tomando la elección de la sección 962 dando el trato de corporación al individuo por el ejercicio de 2018, únicamente por los ingresos provenientes de la sección 951(A) que es la del GILTI. Esta elección únicamente es posible hacerla cuando se presente la declaración anual en tiempo, incluyendo los que hayan solicitado una extensión.

D. Consideraciones finales y recomendaciones.

Hay que recordar que el gobierno americano tiene perfectamente identificados a los socios o accionistas de entidades CFC’s situadas en el extranjero, ya que anualmente deben de informarlo a través de una forma 5471.  En este año la determinación y declaración del GILTI Tax se debe informar en un forma 8992. Quien omita presentarla se puede hacer acreedor a una multa no menor a $10,000 dólares más las penalidades e intereses por los impuestos omitidos.

Como se aprecia, se debe tener cierta experiencia y conocimiento en la aplicación de esta nueva reglamentación y sobre todo, buscar alternativas que lleven a los contribuyentes que están en esta situación, a un cabal cumplimiento y a una elección de las mejores opciones. Es muy recomendable se haga asesorar de profesionales especialistas en la materia.

Regularmente los inversionistas que se encuentran en esta situación subestiman los efectos que esto conlleva y caen en incumplimiento. Es recomendable dedicarle la debida atención y proporcionarles todos los elementos a sus asesores  para determinar correctamente este nuevo impuesto.

Vale la pena asesorarse con un abogado experto en la materia.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión.


C.P.C. y M.I. Elias Quezada C.P.C. y M.I. Elias Quezada

Contador Público Certificado, Socio fundador de la firma Kim Quezada y Asociados, SC, Egresado de la Escuela de Contaduría del Instituto Tecnológico Regional de Tijuana,


Comentarios