shutterstock_162650075

Nuevo tratamiento fiscal para los ajustes de precios de transferencia

Conforme a la regla 3.9.1.1. de la segunda resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2018, se considera ajuste de precios de transferencia a lo siguiente:

cualquier modificación a los precios, montos de contraprestaciones o márgenes de utilidad correspondientes a las operaciones celebradas por el contribuyente con sus partes relacionadas, que se realice para considerar que los ingresos acumulables o deducciones autorizadas derivados de dichas operaciones se determinaron considerando los precios o montos de contraprestaciones que hubieran utilizado con o entre partes independientes en operaciones comparables”.

Es así, que los ajustes de precios de transferencia pueden ser reales o virtuales, mismas que pueden presentar las siguientes características:

Voluntario o compensatorio: Es el ajuste que un contribuyente residente en México o residente en el extranjero con establecimiento permanente (EP) en el país, realiza antes de la presentación de la declaración anual, ya sea normal o complementaria.

Primario: Es el ajuste que resulta del ejercicio de facultades de comprobación a un contribuyente. Dichos ajustes pueden generar a su vez, un ajuste correlativo nacional o extranjero.

Secundario: Es el ajuste que resulta de la aplicación de una contribución, conforme a la legislación fiscal aplicable, después de haber determinado un ajuste de precios de transferencia a una operación, el cual se caracteriza generalmente como un dividendo presunto.

En el caso de los contribuyentes residentes en México, así como los residentes en el extranjero con EP en el país, que hayan efectuado deducciones con motivo de la celebración de la operación referida, podrán incrementar dichas deducciones en un monto equivalente al del ajuste, siempre que cumplan con los siguientes requisitos que se imponen en la regla 3.9.1.3 y 3.9.1.4.

Algunos de los requisitos y a manera de resumen son los siguientes:

- Obtener y conservar la documentación en la que originalmente las transacciones intercompañía no fueron pactadas a precios de mercado.

- Obtener y conservar los cálculos e información de los ajustes correspondientes para que las transacciones intercompañía pudieran ser consideradas a precios de mercado.

- Contar con el CFDI o comprobante fiscal, que ampare el ajuste de precios de transferencia, cumpliendo con los requisitos correspondiente para su emisión.

- Llevar a cabo los registros contables de los ajustes de precios de transferencia realizados y conciliarlas para efectos contables y fiscales.

- Acreditar que la parte relacionada con la que se celebró la operación ajustada de manera voluntaria o compensatoria, acumuló el ingreso correspondiente a dicho ajuste o disminuyó la deducción, según corresponda, en el mismo ejercicio fiscal en el que éste se dedujo y por el mismo monto ajustado, así como que no representan ingresos sujetos a un régimen fiscal preferente.

- Cumplimiento con la obligación de retener y enterar el ISR derivado del ajuste.

- Entre otros requisitos.

Dichos ajustes de precios de transferencia, deberán de reflejarse en la declaración anual, complementaria ó en el dictamen en los plazos correspondientes.

Los contribuyentes podrán efectuar la deducción de los ajustes de precios de transferencia voluntarios o compensatorios en los términos de esta regla solo en el ejercicio fiscal en que fueron reconocidos los ingresos o deducciones derivados de las operaciones con partes relacionadas que los originaron.

En caso de que los contribuyentes hayan realizado algún ajuste de precios de transferencia, ya sea, voluntario o compensatorio después de los plazos establecidos en la regla 3.9.1.3., tercer párrafo, podrán deducirlo en el ejercicio fiscal en que fueron reconocidos los ingresos y deducciones con partes relacionadas siempre y cuando previamente hayan dado aviso al cumplimiento con los requisitos establecidos en la ficha del trámite 130/ISR contenidas en el Anexo 1-A de la presente resolución.

De igual forma, los contribuyentes que pretendan realizar un ajuste de precios de transferencia correlativo nacional, como consecuencia de un ajuste primario a su contraparte a que se refiere la regla 3.9.1.1. podrán deducirlo siempre que derive de una corrección fiscal de su contraparte y que previamente presenten aviso cumpliendo con los requisitos establecidos en la ficha de trámite 134/ISR.

Por último, conforme a la regla 3.9.1.5 de la presente resolución, los contribuyentes podrán solicitar a la(s) autoridad(es) competente(s) que la deducción del ajuste de precios de transferencia que resulte de aplicar el artículo 34-A del CFF, en términos de la regla 2.12.8. y la ficha de trámite 102/CFF contenida en el Anexo 1-A y, en su caso, el ajuste correlativo extranjero previsto por el artículo 184 de la Ley del ISR, sea en ejercicios fiscales distintos al establecido en la regla 3.9.1.3. y, en su caso, la forma específica para dar cumplimiento a los requisitos establecidos en dicha regla.

Debido a que estamos a pocos meses de que concluya el año, les recomendamos revisen con sus asesores en la materia, los análisis preliminares de las transacciones que su empresa este realizando con partes relacionadas; esto con el objetivo de que puedan cerciorarse de que su empresa se encuentra cumpliendo con sus obligaciones en materia de precios de transferencia previo al cierre del ejercicio y evitar realizar algún ajuste de por medio, ya que, para realizarlos, se tendrán que cumplir con estos nuevos requisitos fiscales.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión.




Comentarios