shutterstock_129678395

Ventajas Probatorias para el Contribuyente en Materia Fiscal

La carga de la prueba en cualquier tipo de procedimiento legal, ya sea administrativo o contencioso, tiene una gran importancia, puesto que la parte a quien le incumbe tiene la tarea de demostrar los extremos de sus pretensiones, mientras que la otra parte puede ganar determinada controversia o procedimiento solamente porque su contrincante no pudo satisfacer la carga probatoria.

En el derecho procesal mexicano, que tiene sus raíces en el derecho romano, impera el principio general de que la carga de la prueba recae en el actor (lat. onus probandi incumbit actori), o en la persona que afirma algo, mientras que el demandado solo tiene la obligación de demostrar sus excepciones.

Sin embargo, en materia fiscal, el artículo 68 del Código Fiscal de la Federación y el numeral 42 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, establecen una importantísima excepción de la regla general antes mencionadas, al disponer que las autoridades fiscales deberán probar los hechos que motiven los actos o resoluciones cuando el afectado (contribuyente) los niegue lisa y llanamente, a menos que la negativa implique la afirmación de otro hecho.

La anterior excepción representa un contrapeso en la balanza de la justicia, para contrarrestar la ventaja natural que tienen las autoridades fiscales en los procedimientos que ellas mismas instrumentan, o incluso en los que se llevan a cabo en sede jurisdiccional, por la presunción de validez de sus actos y por la fe pública de la que están investidos sus funcionarios, lo cual se presta a arbitrariedades en perjuicio de los particulares.

Por lo tanto, si un contribuyente niega lisa y llanamente los hechos afirmados por la autoridad fiscal en sus actas o resoluciones, esta última se encuentra obligada a demostrar lo contrario, y si la autoridad fiscal no logra satisfacer la carga probatoria que le fue revertida, entonces el resultado de la controversia será favorable para el particular.

Otra ventaja probatoria del contribuyente en materia fiscal, consagrada en los artículos 14 primer párrafo, fracción V segundo párrafo de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, y 2 fracción X de la Ley Federal de los Derechos del Contribuyente es que dentro de las pruebas que ofrezca en el recurso de revocación o en el juicio de nulidad, puede señalar el propio expediente administrativo del procedimiento del que emane el acto impugnado, de tal suerte que no necesita exhibir las pruebas que ya obran en dicho expediente, sino que la propia autoridad que instrumentó el procedimiento debe presentar el expediente dentro de la controversia.

La sanción para la autoridad fiscal que no exhibe en juicio el expediente administrativo, ofrecido como prueba por el particular o lo exhibe de manera incompleta, consiste en tener por ciertos los hechos que el contribuyente pretendió demostrar con las documentales contenidas dentro del mismo y por ende, tener por probada su acción y posiblemente ganar el juicio.

Las anteriores herramientas son de gran utilidad para los contribuyentes que de repente se sienten desamparados porque las autoridades fiscales señalan en sus actas hechos que no ocurrieron, o bien no expiden al solicitante los documentos que este requiera, buscando de esta manera sustentar su determinación de créditos fiscales de manera contraria a la ley, por lo que es muy importante asesorarse debidamente durante los procedimientos administrativos y contenciosos en materia fiscal para aprovechar adecuadamente las ventajas técnico-jurídicas que les brindan las leyes de la materia.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. Kim Quezada y Asociados, S.C. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto Kim Quezada y Asociados, S.C., sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión.



Lic y M.D. Vladia Mucenic Lic y M.D. Vladia Mucenic

Socia del Área de Legal, Licenciatura en Derecho egresada de la Universidad de Bucharest, Rumania. Maestría en Derecho Corporativo Internacional en la Universidad Iberoamericana y Maestría en Impuestos en el Instituto de Especialización para Ejecutivos


Comentarios
  • Elias Quezada

    Excelente aclaración abogada. Creo que ayuda mucho a que la comunidad empresarial y profesional conozca estos derechos.